Adiós Carlos Monsiváis.

El sábado falleció en la Ciudad de México Carlos Monsiváis. Su deceso ha sido recibido con consternación en diferentes círculos de la opinión pública la cuál, por supuesto, lamenta unida la muerte del gran escritor.

Hace rato escuchaba a Gabriel Guerra hablando sobre él en el noticiero de Loret de Mola. Se quedó conmigo su expresión de que Carlos Monsiváis era, parafraseando, parte de la conciencia crítica de esta nación. Eso me hizo reflexionar sobre el papel y la importancia de los llamados intelectuales en nuestro país. Decía Guerra, mas o menos, que Monsiváis había tenido una habilidad única para analizar las situaciones y desmenuzar y exponer las relaciones, a veces no muy claras, que se daban entre estado y sociedad; en otras palabras, una capacidad notable de encontrar y compartir los porqués de las cosas.

El adjetivo "intelectual", por diferentes motivos, es de difícil digestión para nosotros. Lamentablemente es usado peyorativamente por aquellos que son objeto de las opiniones críticas desfavorables de dicho intelectual (generalmente políticos que detentan el poder) o bien es recibido con desconfianza, o hasta rechazo, por un sector de la población que malinterpreta -o es condicionado para malinterpretar- al intelectual como un individuo que se separa a sí mismo de los demás debido a su inteligencia, luego entonces el resto de nosotros somos unos pobres pendejos.

No es así.

México es también un ser vivo, un ente colectivo del cuál todos somos parte y en el que todos tenemos una u otra función. Muchos son músculo, muchos son voz, mucho son manos y otros, desgraciadamente, cáncer son. En él, gente como Carlos Monsiváis son razón y conciencia. Son capaces, mediante su vida y su obra, de mejorar la coordinación de este gran ser, sus ojos con sus oídos, con su voz, sus manos, su corazón. Los intelectuales honestos son neuronas. Al igual que ellas, son irremplazables. A diferencia, no contamos con millones de ellos.

No me siento en la posición correcta para lamentar la pérdida de Monsivaís, el escritor, porque no he leído -mea culpa- ninguna de sus obras; pero puedo decir en un plano estrictamente personal que mediante la televisión y la prensa escrita sus opiniones siempre me dejaron con la sensación de haber escuchado o leído a un hombre con una cultura, sensatez y amor por su país enormes, ejemplares.

Esa es, como hombre que le admiró esas cualidades y que aspira a practicarlas en su vida, la pérdida que si puedo lamentar.

Descanse en paz, Carlos Monsiváis.


3 lectores opinan...:

Armando dijo...

Más de una vez no coincidí con la opinión de Monsiváis, pero siempre le he reconocido como personaje importante en la vida contemporánea de México, como la voz de una gran parte del pueblo mexicano que no lograban hacerse escuchar por si mismos.

Sin duda, una pérdida para México.

iosephus dijo...

sin duda Armando.

por cierto, bienvenido por aquí y gracias por comentar.

SaviloG dijo...

Creo que me pasa lo mismo que a ti.
Nunca he leido nada del Sr Monsivais
Pero cuando lei en el Twit que habia
muerto si lo ubique pronto quien era
Q.E.P.D

Saludos!